Archivos Mensuales: octubre 2013

Un bar de pintxos: Sagartoki

Asador SAGARTOKI

Uno no sabe lo que es ir de tapeo hasta que no sube al norte y prueba unos buenos pintxos. El secreto, yo diría que radica en la variedad, originalidad y buena elaboración entre otras muchas cosas, pero para las opiniones más técnicas ya tenemos a Ferrán Adriá y demás séquito de buenos cocineros que plagan nuestra geografía y nuestra TV.

Rulos

Después de la ruta Burgos – La Rioja – Álava – Vizcaya que me he marcado este fin desemana, os podéis imaginar lo variada que ha sido mi dieta. Es increíble el repertorio de pintxos que me he encontrado en cada bar de cada uno de los sitios por los que he parado, ninguno repetido, a excepción de uno muy recurrido, el pintxo de tortilla, pero fue en Vitoria-Gasteiz, siguiendo la recomendación de un amigo con denominación de origen vitoriense, dónde encontramos este restaurante, el Sagartoki, considerada una de las mejores barras del país y que ha conseguido títulos como el de la mejor tortilla o el mejor pincho. Su secreto es conseguir la vuelta de tuerca al concepto de pintxo, aunando tradición y sofisticación a sus creaciones. Entre sus inventos está el popular “huevo frito envuelto con patatas“, además de la “tempura de verduras” o el “pintxo moruno con crema de verduras“.

pintxo de tortilla

A pesar de que su precio, lógicamente, supera la media de los pintxos en esta zona, merece la pena una visita, para saborear un trocito de cocina de autor.

On egin! (Buen provecho en euskera, o eso me ha chivado Google)

Anuncios

Un lugar: Seven Sisters

Seven Sisters

¿Alguna vez os he contado sobre mi estancia en UK?. Pues bien, hace ya 3 años decidí liarme la manta a la cabeza y me marqué un españoles por Inglaterra. Me planté con mi maleta y mi bolsa de viaje apta para las medidas de Ryanair en la residencia de estudiantes de un pequeño pueblo al sur de la isla, Lewes, que está muy cerca del “gayfriendly” Brighton. Mis únicas pretensiones eran aprender inglés, pero no un nivel medio de CV español cualquiera, no no no, nada más y nada menos que un “advanced”, al final solo conseguí volver con un “first” debajo del brazo. Pero la realidad es que volvía con mucho más, os podría decir lo de una de las mejores experiencias de mi vida, que conocí a un montón de gente interesante, bla bla bla, lo que de verdad nos gusta cuando emigramos es visitar todo tipo de lugares, lo más usuales para el turista de manual, pero otros un poquito más escondidos a las grandes masas que son los que hacen de tu viaje una experiencia distinta a la del vecino que fue un año antes que tú, y es en este punto donde os propongo que visitéis este lugar llamado: Seven Sisters.

Me and my Sisters

Estos acantilados tan particulares se sitúan entre los pueblos costeros de Seaford y Eastbourne, y constan de siete colinas que dan nombre a toda la formación. Se trata de un tipo de roca caliza que aporta ese color blanco al paisaje. El parque además contiene explanadas, campo, playa, ríos, lagunas y hasta la típica cabina roja que tanto nos gusta. Para llegar, la única forma es en autobús (antes nosotros cogimos tren hasta Seaford). Desde la parada de bus hasta la costa tienes un paseo que se hace ameno mientras te haces fotos, observas el paisaje o te cruzas por el camino con vacas inglesas. Imprescindible hacerse una foto a los pies de la colina y otra en todo lo alto.

Telephone Seven Sisters

En definitiva, uno de los enclaves naturales más bonitos que pude visitar en Inglaterra. Si tuviera que escribir uno de esos libros de 1000 lugares que no te puedes perder, sin duda este sería uno de mis primeros capítulos.

Una cámara de fotos: Fujifilm Instax Mini 8

Instax-Mini-8-All-Colours

Que si! Que lo analógico está de moda, tu pregúntale a Lomography, esa marca de cámaras, inspirada por las antiguas Lomo rusas que allá por los años 80 ya incluía los filtros que hoy no nos cansamos de utilizar, o si no, pregúntale a Instagram que está trabajando en sacar su propio dispositivo. ¡¡Mentiroso!! ¿Grita alguien al fondo?. Calma, calma, lo de IG es una cámara digital si, pero con revelado de fotos automático, más o menos parecido a la recomendación que propongo hoy, la Fujifilm Instax Mini 8

Fujifilm

La marca Fuji ha lanzado su propia versión de la Polaroid que todos conocemos, reduciendo “un poco” las dimensiones de esta cámara que hoy vemos como un icono retro, eso si, también las fotos son más pequeñas, del tamaño de una tarjeta de visita. Otra actualización ha sido incorporar colores a su muestrario de cámaras, de los chillones amarillos y rosas a los sobrios negro y blanco.

Nunca he tenido en mis manos una Polaroid, por eso desconozco si el manejo y cambio del cartucho era igual de sencillo que la Fujifilm. En general, el manejo de la máquina es lo que acabó por enamorarme, fácil y sencillo que diría el de Bricomania, y sin complicaciones tontas añadiría yo. Sólo tienes que insertar el recambio de fotos, poner las pilas, abrir el objetivo, seleccionar el modo de luz: interior, sol, nublado,etc, disparar y esperar a ver el resultado como si fuera el test de embarazo.pics

De precio mejor no os digo nada porque esta cámara fue un regalo y no es plan de que me ponga a investigar cuanto se han gastado, aunque un pajarito llamado Amazon me ha dicho que ronda los 70€. Los cartuchos se venden en pack de 2uds x 10 fotos.