Una serie: Carnivàle

Me encanta descubrir cosas nuevas, me fascina que la gente me recomiende esto o lo otro, y probar, para después criticar y reconocer que el criterio de esa persona es increíblemente bueno o tan nefasto como para tacharle de tu lista VIP del buen gusto, así que a lo Juan Palomo, me da por empezar este blog en el que doy lo que me gusta recibir, unas buenas recomendaciones: una serie, un libro, un restaurante… lo que sea.

Y así, empezamos todo este tinglado con una serie (como no podía ser de otra forma), Carnivàle, que un buen día, una amiga me recomendó, atentos a lo siguiente, como “la mejor serie que había visto”, después de escuchar semejante afirmación no lo podía dejar pasar y las navidades pasadas, aprovechando el parón de midseason, me enchufé a este circo y puedo decir que desde el capítulo 1 se respira un aroma a “pata negra”, con una historia que retrata a la perfección las miserias de los personajes y que va ofreciendo pequeñas dosis de misterio y fantasía suficientes para entretener y enganchar, incluso una vez que terminas la serie sigues recordando esos pequeños detalles que pasaron desapercibidos y que un día mientras barres, cocinas o estudias te vuelven a la cabeza.

Para que tengáis algún dato, Carnivàle cuenta con dos únicas temporadas de 12 capítulos cada una, que se estrenaron en HBO (incubadora de grandes series) allá por el 2003. La historia se centra en una compañía de circo que recorre la América profunda durante los años de la “Gran Depresión” del 29, en su camino se encuentran con el joven Ben Hawkins, que manifiesta ciertos poderes. Cuenta con una gran carga simbólica que retrata la lucha entre el bien y el mal, al más puro estilo “Lost”. Tanto Film Affinity como IMDB le otorgan una gran valoración, 7,9 y 8,5 respectivamente.

Como puntos negativos, que también los tiene, aunque el final sacia todas las intrigas que nos han ido surgiendo a lo largo de los 24 capítulos, se nota que muchos de los hilos argumentales estaban pensados para continuar en una siguiente temporada y no quedan finiquitados como esperábamos.

Hoy en día tenemos tantos productos de TV que es imposible que después de encandilarnos con Juego de Tronos, sufrir con Homeland y troncharnos con los frikis The Big Bang Theory, saquemos tiempo para una serie que pasó de largo con más pena que gloria, pero hay veces que para la masa pasan desapercibidas ciertas joyas que permanecen en la trastienda, y que joya…oiga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s