Archivos Mensuales: agosto 2013

Una app: Camera+

camera+

Prácticamente desde que llegó a mis manos el iphone 4, hace ya más de 2 años y medio (que duro me ha salido el jodio), llevo utilizando esta app, antes incluso de la era “filtros de Instagram”.

Camera+ es básicamente una cámara para tu iphone/ipad que incluye opciones de retoque. Este segundo punto es para mi el más útil, aunque como aplicación para tomar fotos no está nada mal, ya que incorpora temporizador, modo ráfaga, estabilizador, datos de exposición y una señal que te indica el nivel del horizonte.

edición camera +

Ahora viene lo más interesante, las funciones de edición de imagen, que incorpora varios tipos de “escenas” (flash, contraluz, nublado, atardecer…) para adaptar la iluminación de las fotos tomadas, “ajustar” que gira o voltea la imagen, “recortes” que te permite recortar la foto de forma manual o modificar el tamaño según modelos predeterminados, “efectos” que incorpora 27 filtros diferentes con la posibilidad de aplicar varios tipos de forma simultánea en la misma imagen e incluso seleccionar el porcentaje, “marco” con modelos polaroid, simples, esquinas redondeadas, vintage, etc.

mesa de luz camera+Una vez hemos modificado a  nuestro antojo la foto tomada, tenemos la posibilidad de guardar, mandar por email, o subir directamente a Facebook, Twitter o Flickr, vamos, lo de siempre.

En definitiva, me parece una app genial para darle un retoque sencillo, de la que se pueden aprovechar otras cosas como el temporizador o el recorte de las fotos. Por mi se llevaría las 5 estrellitas de no ser porque cuesta 0.89€ en la Appstore, así que le daremos 4 estrellas.

Un restaurante: Miss Sushi

Miss Sushi
No es el salón de la señorita pepis, no es una exposición “kitsch”, ni mucho menos la casa de Alaska y Mario, os presento un nuevo japo, bueno no tan nuevo, que en Madrid y Valencia ya llevan unos años aunque el último en llegar ha sido el de la C/ Hortaleza 108. Este local concretamente, es el que descubrimos de purita casualidad y que otro día os contaré, no es plan de eternizarnos, el caso es que la primera toma de contacto con Miss Sushi fue para tomar una copa (con su respectivo checkin en foursquare), y además de que la decoración nos encandiló, nos encontramos una carta de cócteles que, atención, te sirven en coctelera individual que luego te puedes llevar a casa, y aquí está la prueba.
Cointreaupolitan
Otra cucada más para tener en cuenta, y eso que todavía no habíamos visitado los baños, de esto luego os comento alguna pequeña pincelada. A todo esto, nosotros seguíamos sin saber muy bien qué tipo de comida servían porque a esas horas nuestro propósito solo era beber una copa. Cuando por fin nos marchamos nos dan un folleto con la carta del local, porque además de toda esta infraestructura, cuentan con 2 motos para servir a domicilio, lástima que seamos de la periferia.
Aprovechando las vacaciones, mi chico y yo, fuimos a comer a los pocos días, tienen un menú diario muy arregladito, por 12.50€ tienes varios platos a elegir: sushi y maki variados, brochetas, salmón… todos ellos con ensalada de col o sopa miso, bol de arroz y bebida, pero lo mejor estaba por llegar, los postres. A ver cómo os suena esto: makis rellenos de Nutella con rodajas de plátano envueltos en crepes, si suena bien no os imagináis como sabe. Los helados también riquísimos y por su sabor diferente, os aconsejo el de té verde.
miss sushi
Más cosas que mencionar: el trato excelente, una carta cuidadísima, en unas pantallas puedes ver como preparan los platos en directo, junto a la cuenta te incluyen un imán para la nevera de regalo, disponen de revistas y prensa, tiene una parte con cristaleras convertible en terraza y puedes llevar a tu perro.
Solo espero que un sitio que cuida hasta el más mínimo detalle y no entra en los “quiero y no puedo” tengan el éxito que esperaban. Ahhhh y el baño, para no desvelar nada, solo os diré que cuando hice checkin en foursquare, entre todas las opiniones positivas me encontré una que decía “… divino el baño“.

Una serie: Carnivàle

Me encanta descubrir cosas nuevas, me fascina que la gente me recomiende esto o lo otro, y probar, para después criticar y reconocer que el criterio de esa persona es increíblemente bueno o tan nefasto como para tacharle de tu lista VIP del buen gusto, así que a lo Juan Palomo, me da por empezar este blog en el que doy lo que me gusta recibir, unas buenas recomendaciones: una serie, un libro, un restaurante… lo que sea.

Y así, empezamos todo este tinglado con una serie (como no podía ser de otra forma), Carnivàle, que un buen día, una amiga me recomendó, atentos a lo siguiente, como “la mejor serie que había visto”, después de escuchar semejante afirmación no lo podía dejar pasar y las navidades pasadas, aprovechando el parón de midseason, me enchufé a este circo y puedo decir que desde el capítulo 1 se respira un aroma a “pata negra”, con una historia que retrata a la perfección las miserias de los personajes y que va ofreciendo pequeñas dosis de misterio y fantasía suficientes para entretener y enganchar, incluso una vez que terminas la serie sigues recordando esos pequeños detalles que pasaron desapercibidos y que un día mientras barres, cocinas o estudias te vuelven a la cabeza.

Para que tengáis algún dato, Carnivàle cuenta con dos únicas temporadas de 12 capítulos cada una, que se estrenaron en HBO (incubadora de grandes series) allá por el 2003. La historia se centra en una compañía de circo que recorre la América profunda durante los años de la “Gran Depresión” del 29, en su camino se encuentran con el joven Ben Hawkins, que manifiesta ciertos poderes. Cuenta con una gran carga simbólica que retrata la lucha entre el bien y el mal, al más puro estilo “Lost”. Tanto Film Affinity como IMDB le otorgan una gran valoración, 7,9 y 8,5 respectivamente.

Como puntos negativos, que también los tiene, aunque el final sacia todas las intrigas que nos han ido surgiendo a lo largo de los 24 capítulos, se nota que muchos de los hilos argumentales estaban pensados para continuar en una siguiente temporada y no quedan finiquitados como esperábamos.

Hoy en día tenemos tantos productos de TV que es imposible que después de encandilarnos con Juego de Tronos, sufrir con Homeland y troncharnos con los frikis The Big Bang Theory, saquemos tiempo para una serie que pasó de largo con más pena que gloria, pero hay veces que para la masa pasan desapercibidas ciertas joyas que permanecen en la trastienda, y que joya…oiga